sábado, 7 de febrero de 2015

Quiché ligera de espinacas, gambas y cebolla caramelizada


Aunque no te guste el sabor de las espinacas de esta forma veras que están mucho mejor. El toque dulce que le da la cebolla caramelizada suaviza mucho el de las espinacas. 
Esta receta puede servir como base para otras quichés como por ejemplo de puerros, cebolla, acelgas, calabaza, depende de la verdura que mas os guste.
Es más ligera ya que lleva leche evaporada, así no se hace tan pesada y no te llenará tanto como las hechas con nata.

Ingredientes
1 bolsa de espinacas unos 250g
100g de gambitas peladas
2 cucharadas de cebolla caramelizada
3 huevos 
200ml de leche evaporada
Queso parmesano rallado al gusto
2 cucharadas de queso mozzarella rallado
1 lámina de hojaldre
1 diente de ajo
Sal y pimienta

Poner en una sartén un poco de aceite y añadir el ajo picado, dorar un poco y añadir las gambas peladas. Dejar cocinar un minuto y añadir las espinacas, si no caben de una vez dejar reducir la primera tanda y añadir el resto.
Salpimentar y echar la leche evaporada. Dejar reducir uno o dos minutos, retirar del fuego.
Colocamos el hojaldre en un molde redondo bajo forrado con papel de hornear. Pinchamos con un tenedor la base del hojaldre. 
En un bol pequeño batir los huevos, añadirlos a la crema con espinacas y mezclar bien. Echar la cebolla caramelizada y mezclar de nuevo.
Echar la crema de espinacas encima del hojaldre y meter al horno precalentado a 180C durante 35-40 minutos. Comprobar con un palillo. Sacar y dejar enfriar dentro del molde un poco. 
Servir aun templado. 

No hay comentarios: