lunes, 25 de abril de 2016

Galletas de nueces y salvado de avena con fruta deshidratada


¿Tienes que cuidarte y reducir el colesterol? Con estas galletas tienes una buena opción para tomar una ración de salvado de avena, que ayuda a reducir el colesterol, y tomar algo sano para el desayuno, el almuerzo o la merienda. No llevan mantequilla, tampoco llevan harina refinada, ni lácteos. 
Lleva fruta deshidratada para que las galletas no se reblandezcan, podéis sustituirla por unas pasas o frutos secos como avellanas, pistachos, etc.

Ingredientes: (18 galletas grandes)
1 huevo
80 g de nueces peladas
65 g de azúcar moreno
1 cucharada de melaza o miel
100 g de salvado de trigo
50 g de harina de avena
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
35 g de fruta deshidratada (yo use manzana y pera)
Una pizca de sal
Azúcar y canela junta para espolvorear

Triturar las nueces junto con el huevo con la batidora hasta conseguir una pasta blanca, si quedan trocitos no importa.
En un bol ponemos el azúcar, la pasta de nueces y la melaza.


Mezclamos con una espátula o cuchara. Añadimos el salvado de avena, la sal y mezclamos hasta integrar los ingredientes. Echamos el aceite y la harina de avena, volvemos a mezclar bien. 
Vamos con la fruta deshidratada.



La cortamos con el cuchillo en trocitos pequeños.



Los añadimos a la masa y mezclamos con las manos hasta que esté bien repartido por toda la masa. Hacemos una bola con la masa y la tapamos con papel film.


Metemos a la nevera durante 30 minutos como mínimo.
Precalentar el horno a 170 grados.
En un papel de hornear repartimos trozos de masa dando forma a las galletas, podéis usar un rodillo y un corta pastas o con las manos hacer una bolita y aplastarla con los dedos. Espolvorear azúcar con canela por encima (opcional).



Meter al horno 10-12 minutos vigilando que no se quemen, si se doran mucho bajar la temperatura del horno. Sacar del horno y dejar templar un minuto. Pasar a una rejilla para terminar de enfriar.
Guardar en una lata para que se conserven mejor.