martes, 29 de marzo de 2016

Bizcochitos de cítricos y semillas de amapola


Estos jugosos bizcochitos están bañados en un almibar de cítricos y ron que hace que se parezcan a un babá. 
Se pueden acompañar de nata o helado que es como suele servirse el babá aunque os aseguro que así solos están buenísimos. 

Ingredientes para el bizcocho: (7 unidades aprox.)
1 yogur de limón 
100 g de azúcar moreno
2 huevos
100 g de harina integral 
150 g de harina de bizcochos (con levadura)
75 ml de zumo de pomelo y naranja
Ralladura de pomelo y naranja
75 g de aceite de oliva extra
1 cucharadita de bicarbonato sódico 
2 cucharaditas de semillas de amapola 
1 pizca de sal

Para el almibar:
150 ml de zumo de pomelo y naranja
3 cucharadas soperas de azúcar 
4 cucharadas     "         de ron
50 ml de agua

Precalentar el horno a 180 grados. Preparar unos moldes individuales, si no son de silicona los engrasaremos con mantequilla. Reservar.
En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que estén espumosos. Añadir el yogur y batir. Echar el aceite y el zumo de cítricos, mezclar. Incorporar la ralladura de pomelo y naranja. 
Tamizar las harinas y añadir poco a poco mezclando con las barillas. Añadir el bicarbonato y la pizca de sal. Por último echamos las semillas de amapola.
Repartimos la masa en los moldes llenando las 3/4 partes. Metemos al horno de 20 a 25 minutos. 
En un cazo ponemos los ingredientes para el almibar y cocemos unos 8 minutos. Retiramos del fuego y dejamos enfriar un poco.
Comprobamoss con un palillos o están listos los bizcochos y retiramos del horno.
Desmoldamos y enfriamos sobre una rejilla.



Volvemos a poner en los moldes y bañamos los bizcochos con el almibar.





Repetimos una vez más y les damos la vuelta. Bañamos otra vez para que se empapen por el otro lado.


Una vez empapados los colocamos en una bandeja y los metemos en el frigorifico.


Los servimos solos o con un toque de nata.







viernes, 18 de marzo de 2016

Brownie cheesecake sin mantequilla



La mayoría de las recetas de brownie llevan mucha mantequilla, para esta ocasión quería hacer algo más ligero así que he usado nata para preparar la base de este brownie chessecake. Ya sé, diréis que la nata muy ligera no es, pero llevará algo menos de materia grasa que con la mantequilla.
Las cantidades que he usadado son para hacer en un molde pequeño, 24x20 cm.

Ingredientes:
Para el brownie
85 g de chocolate negro para postres
150 ml de nata para cocinar
2 huevos L
60 g de harina con levadura o para bizcochos
1 cucharada rasa de azúcar 
Para el cheesecake 
85 g de queso tipo crema
1 huevo
75 g de yogur griego 
1 cucharadita colmada de maicena 
1 cucharada colmada de azúcar 

Precalentar el horno a 180 grados. Engrasar y forrar la base del molde con papel de hornear, reservar.
En un cuenco ponemos el chocolate en onzas y metemos a baja potencia al microondas para fundirlo. Controlamos que no se queme, a los 30 segundos sacamos y removemos con una cuchara. Si es necesario metemos 15 segundos más. 
En un bol batimos con unas varillas manuales los huevos, el azúcar, la nata y el chocolate fundido. Añadimos la harina tamizada y mezclamos.
Repartir la masa por el molde, reservar.
En el vaso de la batidora ponemos el queso, el yogur, el huevo, la maicena y el azúcar. Batimos hasta conseguir una crema ligera. Repartimos la crema por encima de la masa del brownie y con un palillo removemos para crear el efecto de mármol. 
Meter al horno 15-18 minutos. Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla. Meter en la nevera hasta servir. Cortar en porciones.


lunes, 14 de marzo de 2016

Pan de castañas y embutidos


Todavía tengo congeladas unas castañas peladas y las he aprovechado para hacer este pan, además le he añadido trocitos de embutido así que podéis imaginaros el sabor y aroma que tiene. Es un pan rústico y de sabor ácido por la harina de centeno que lleva su masa. A mí me encanta el sabor de estos panes, además de que se mantiene muy bien un par de días.

Ingredientes:
400 g de harina de fuerza
90 g de harina de centeno
215 g de castañas crudas picadas en trocitos
400 ml de agua
10 g de sal
5 g de azúcar
25 g de levadura fresca de panadería 
60 g embutido picado (chorizo, salchichón, jamón serrano, lomo...)

Mezclar los ingredientes secos en un bol grande. En otro recipiente mezclar el agua con la levadura. Echar el líquido en el bol de la harina y mezclar con una cuchara. 



Reposar la masa dentro del bol 20 minutos tapada con un film transparente. 
Amasar 5 minutos sobre la mesa y volver a reposar tapado 30-40 minutos.


Pasado este tiempo tenemos dos opciones, guardar la masa en el frigorífico dentro del bol bien tapado hasta la mañana siguiente. Segunda opción, formar el pan en una bola y dejar reposar nuevamente 30-40 minutos. Si elegís la primera opción sacarlo de la nevera y seguir con el procedimiento de la segunda opción dejándolo 1 hora como mínimo antes de hornear.
Precalentar el horno 10 minutos a 200 C. Cuando introducimos el pan para hornear ponemos unos cubitos de hielo en la parte baja del horno para crear humedad y que suba el pan.
Hornear 45-50 minutos. Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla.








sábado, 12 de marzo de 2016

Caracolas con pepitas de chocolate


Deliciosas caracolas con pepitas de chocolate, receta de la revista Postres Lecturas. En la receta original llevaban frutas confitadas pero a mis hijos no les gusta así que cambié el relleno por chocolate, podéis elegir el que más os guste a vosotros.
Son ideales para el desayuno o la merienda. 

Ingredientes: (10 ó 12 piezas pequeñas)
250 g de harina de fuerza
100 ml de leche
30 g de mantequilla 
1 huevo
75 g de azúcar 
8 g de sal
13 g levadura fresca de panadería 
100 g de pepitas de chocolate 

Poner en un bol la harina, 25 g de azúcar y la sal. Agregar el huevo batido mezclado con 20 g de mantequilla fundida. Disolver la levadura en la leche templada y añadirla al resto de ingredientes. Amasar hasta obtener una pasta homogénea. Dejar reposar hasta que se noble su volumen.
Estirarla con el rodillo hasta formar una plancha rectangular y untarla con el resto de la mantequilla fundida. Esparcir las pepitas de chocolate y enrollarla como si fuera un tronco, empezando por uno de los lados largos. Cortarla en rodajas de 2 1/2 cm de grosor.
Colocarlas en la placa forrada con papel sulfurizado, separarlas entre sí porque aumentarán su volumen. Reposar 20 minutos tapado con un paño.
Precalentar el horno a 180C 10 minutos y meter la bandeja en el horno. Hornearlas 30 minutos.
Calentar en un cazo 50 g de azúcar y 50 ml de agua hasta que se formen burbujas lentamente. Retirar las caracolas del horno y pintarlas con este almibar inmediatamente. Enfriar en una rejilla.



Tomarlos con un café o leche caliente o solos, de la forma que más te guste, están buenísimos. 






martes, 8 de marzo de 2016

Magdalenas (sin trigo) con manzana asada


Estas magdalenas son aptas para celiacos ya que no llevan harina de trigo, solo hay que controlar que la levadura no tenga gluten. Aunque no seas alérgico al gluten te recomiendo probarlas porque, además de ricas, son muy digestivas. Podéis comerlas solas o acompañadas de una crema de queso y manzana.

Ingredientes: (12 unidades)
140 g de manzana asada, sin piel
65 g de harina de avena
50 g de harina de espelta 
2 huevos
25 g de aceite de oliva
75 g de azúcar morena
50 g de nueces picadas
1/2 sobre de levadura en polvo 
1 cucharadita de canela en polvo

Para la crema de queso
1 manzana asada, sin piel
3 cucharadas colmadas de queso crema ligero
1 cucharada de azúcar moreno

Preparamos un molde con las cápsulas de magdalenas y reservamos.
Precalentar el horno a 180C.
En un bol grande batir los huevos con el azúcar hasta que se haya disuelto y tengamos una crema espumosa. Añadir la manzana asada y batir bien hasta que se desmenucen, no importa si quedan trozos más grandes. Incorporar el aceite y mezclar de nuevo.
Tamizar dentro del bol la hárina con la levadura y la canela. Mezclar con las barillas, obtendremos una masa densa. Picar las nueces de forma tosca y añadirlas a la masa, remover con una cuchara.
Rellenar las cápsulas de papel 3/4 partes y merecer al horno de 15 a 18 minutos. Sacar y enfriar fuera del molde en una rejilla.
Para preparar la crema de queso ponemos en el vaso de la batidora la manzana asada junto con el azúcar, triturarlo con la batidora. Añadir el queso frío y batir con las barillas. Meter la crema en una manga pastelera y decorar las magdalenas cuando se vayan a consumir. Guardar el resto en la nevera para las próximas veces.


Para darle un poco más de dulzor podéis añadir sirope de arce por encima.


Con un café o un té el acompañante perfecto. ¡Buen provecho!


jueves, 3 de marzo de 2016

Corona de pistacho y azahar


A veces, un simple bocado sirve para hacernos viajar con los ojos cerrados....así comienza esta receta de Ibán Yarza y Alma Obregón en el libro ¿Hacemos pan?. Aunque a mí esta corona no me traslada precisamente a mi niñez, ya que en mi casa mi madre era más de bizcochos y arroz con leche, he podido imaginar un viaje al lejano oriente al probar esta deliciosa corona con ingredientes muy usados en la reposteria marroquí como el pistacho, la miel el agua de azahar. 
Disfruto mucho cuando preparo bollería como esta y el resultado es muy satisfactorio. No resulta muy complicado, solo necesita tiempo y hacerlo con mucho amor.
El relleno de mi corona es diferente al del libro, se puede hacer con los ingredientes que más te gusten. En la receta original es de pistacho y harina de trigo floja.

Ingredientes
300 g de harina de fuerza
80-90 g de leche
50 g de mantequilla blanda
1 huevo
30 g de azúcar (yo no la he puesto para que sea menos dulce)
20 g de miel
1 cucharadita de agua de azahar 
50 g de pistachos molidos muy finos 
1/2 cucharadita de sal
9 g de levadura fresca (1 cucharadita de la seca de panadería)
Relleno 
100 g de almendras crudas fileteadas
50 g de pasas
30 g de azúcar de caña
30 g de mantequilla blanda
10 g de harina de avena

En un bol mezclar la harina y el pistacho molido, añadir el resto de ingredientes y mezclar a mano o en amasadora. Al principio la masa será pegajosa, pero enseguida se volverá manejable. Amasa unos 5-7 minutos hasta que la masa esté fina. Notarás pequeñas partículas un poco más bastas a causa del pistacho. No te preocupes, es normal.


Déjalo fermentar tapado durante 1 1/2 hora en un sitio tibio. Pasado ese tiempo, la masa se habrá hinchado y estará relajada. También se puede meter en la nevera hasta el día siguiente y continuar entonces.
Elimina el aire de la masa aplastándola sobre la mesa. Luego hazla girar sobre un eje imaginario para darle forma redonda, al tiempo que ejerces un poco de tensión.
Deja reposar la masa 15 minutos, mientras prepara el relleno. Junta todos los ingredientes y mézclalos en un bol, con la mano o con cuchara, hasta obtener una mezcla basta y jugosa.

Estira la masa on el rodillo hasta formar un rectángulo muy largo, de casi 1 metro de longitud y unos 20 cm de ancho. Empieza por la mitad y estira hacia un lado; luego vuelve al medio y estira el otro lado. 


Coloca el relleno de forma homogénea sobre la masa. Procura que no queden grandes huecos sin relleno.


Enrolla la masa por su lado más largo. Intenta aplicar algo de tensión, para aprisionar bien los ingredientes y homogeneizar la masa. Al terminar obtendrás una especie de brazo de gitano largo.


Precalienta el horno a 180 C.
Para trenzarlo, córtalo en dos longitudinalmente en toda su extensión. Quedarán dos mitades iguales que mostraran varias capas con relleno; trénzalas un poco prietas. Pasa sucesivamente un lado por encima del otro.
Coloca la trenza sobre una hoja de papel de hornear en la bandeja del horno dándole la forma de corona. Une el principio con el final.


Pincela la corona con huevo (upps..yo no lo hice) y cuécela unos 30-35 minutos a 180 C.
Deja enfriar sobre una rejilla antes de comértela. 



martes, 1 de marzo de 2016

Galletas de trigo sarraceno y semillas de amapola



  
Tenía muchas ganas de probar esta hárina de trigo sarraceno y para empezar que mejor que con unas galletas, también tengo idea de hacer pan. La textura de estas galletas es muy peculiar, se parecen a las pastas de té pero con una textura un poco arenosa y de un sabor muy diferente a la harina de trigo. 
Este seudo cereal es apto para celiacos y se considera la "reina de la proteína vegetal" debido a su alto contenido en proteínas (entre un 10 y un 13 %), y a su gran disponibilidad (se calcula que podemos asimilar el 70 %). A la vez es muy rico en lisina (aminoácido escaso en las proteínas vegetales) y en otros aminoácidos esenciales (argininametioninatreonina y valina). Reduce los niveles de colesterol y tiene efectos antiinflamatorios. 
Para saber más sobre esta planta: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Fagopyrum_esculentum
 Y después de ver lo bueno que es vamos con la receta.

Ingredientes
100 g de harina integral ecológica de trigo sarraceno
35 g de maicena
1/2 cucharadita de levadura sin gluten
1/4 de cucharadita de sal
1 1/2 cucharaditas de semillas de amapola
60 g de aceite de oliva
50 g de azúcar mascabado
1 huevo M
1 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

En un bol ponemos las harinas, la levadura, las semillas de amapola y la sal, mezclamos. En otro bol batimos el aceite y el azúcar hasta que se integren, añadimos el huevo y la vainilla y lo mezclamos. 
Unimos los ingredientes hasta conseguir una masa cremosa. Metemos la masa en una manga pastelera con una boquilla rizada y la introducimos en la nevera una media hora. 
Precalentamos el horno a 180 C. Forramos una bandeja de horno y formamos con la manga pastelera las galletas.


Metemos la bandeja al horno unos 10 minutos hasta que estén un poco doradas. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. 
Guárdalas, para conservar, en una lata o tarro de cristal.