domingo, 28 de febrero de 2016

Pan milagro con infusión de frutas del bosque




El nombre de este pan es debido a que es casi milagroso que se consiga sin haber fermentado la masa. Basta con amasar un poco, meter en una cazuela la masa y hornear. Es muy fácil, si no has hecho nunca pan este te quedará bien seguro. Se puede hacer con agua o, en mi caso, con una infusión de frutos del bosque que le da un sabor muy rico. Desata tu imaginación y prueba con diferentes líquidos o añadiendo semillas, frutos secos, etc.

Ingredientes
320 g de harina de fuerza
30 g de aceite de oliva virgen extra
15 g de levadura fresca
8 g de sal
175 ml de infusión de frutos rojos a temperatura ambiente

Tamiza 310 g de harina en un cuenco y dale forma de volcán. Coloca en el hueco la levadura desmigada, añade 20 g de aceite y los 175 ml de infusión y remueve unos minutos.
Continúa amasando hasta formar una bola. Pincélala con aceite y espolvoreàla con el resto de la harina. Ponla dentro de un molde redondo de cristal refractario con tapa o una cazuela de metal engrasado con aceite o forrado con papel de horno.
Practícale a la masa unos cortes con un cuchillo bien afilado (no importa que no queden simétricos, así el pan tendrá un toque más rústico). Cubre el molde con su tapa e introdúcelo en el horno frío y sin calentar (es básico que no esté caliente) y hornéalo aproximadamente 40 minutos a 220 C, hasta que la superficie esté doradita y crujiente.



Dejarlo enfriar sobre una rejilla.





No hay comentarios: